Archivo de la categoría: RECETAS INTERNACIONALES

Estallido de aromas: En esta categoría os ponemos al día de las recetas tradicionales y modernas de la cocina internacional.

PASTEL DE MACARRONES CON SALSA BOLOÑESA

Estándar

Mi comida favorita es sin duda  la Italiana y claro los macarrones me hacen salivar como ningún otro plato, cuando era pequeña me los comía uno a uno para que durase  más el placer al saborear los deliciosos macarrones a la boloñesa que hacía mi madre!!…los suyos siguen estando más ricos.

 

INGREDIENTES:

200 g de macarrones grandes rallados o pennes rigate.

200 g de carne picada

1 cebolla

350 ml de salsa de tomate con orégano

queso parmesano y mezcla de quesos para gratinar (emmental, mozzarella, cheddar y semicurado).

 

HACEMOS NUESTRO PASTEL:

 

Empezamos preparando unos macarrones a la boloñesa como lo haríamos toda la vida. Calentamos agua con sal y cuando rompa a hervir echamos la pasta. Importante que esté cocida al dente, muy al dente, porque tiene que terminar su cocción en el horno.

Doramos una cebolla picada en una sartén con un poco de aceite, luego añadimos la carne y por último el tomate frito, podemos hacer la salsa de tomate con tomates frescos y  un puñadito de orégano.

El tema más complicado viene ahora. Una vez escurridos los macarrones, espolvoreamos un poco de parmesano rallado y los colocamos  en un molde de tarta, boca arriba o tumbaditos, dependerá del molde que tengamos. Luego cubrimos con la salsa de tomate y carne y ponemos toda la mezcla de quesos.

Por último, horneamos durante 15 minutos en la zona alta del horno a 225º, hasta que el queso se gratine, ahora a desmoldar con mucho cuidado y servimos.

Buen provecho y a disfrutar de la pasta Italiana.

macarrones con carne3 macarrones con carne5

 

Moussel Soup, sopa de mejillones irlandesa

Estándar

Y nuestro reto de cocinillas sin fronteras esta semana se va a Irlanda!

 

INGREDIENTES:

1 k de mejillones con su cáscara

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cebolla muy picadita

2 dientes de ajo muy picados

2 puerros en rodajas solo la parte mas blanca

3 tallos de apio picados

2 zanahorias cortadas

3 patatas cortadas en cuadraditos

1 litro de caldo de verduras

un vaso de vino blanco seco

1 cucharada de zumo de limón

laurel, tomillo fresco, sal y pimienta

20 gr de perejil fresco picado y un poco de cebollino picado.

PREPARAMOS:

Para preparar la receta de Sopa de mejillones, los limpiamos, lavamos y ponemos a cocer unos cuatro minutos para que se abran.

Los apartamos y quitamos de su concha, dejaremos unos cuantos para adornar el plato.

En primer lugar, poner el aceite de oliva en una sartén y pochar los vegetales, remover de vez en cuando.

En una olla vertemos el vino, el jugo de los mejillones, el jugo del limón, las patatas y el laurel, y el caldo, salpimentamos a gusto.

Lo llevamos a ebullición y bajando el fuego tapamos la olla dejando a fuego suave hasta que las verduras estén tiernas.

Retiramos la hoja de laurel y la rama de tomillo, agregamos los mejillones sin cáscara, perejil y cebollino (si tenemos), calentando todo a fuego suave un minuto más pero que la sopa no hierva de nuevo- Acompañamos en el plato con un par de mejillones con su concha.

 

sopa irlandesa2 sopa irlandesa sopa irlamdesa2

 

 

Chucrut con sabor Cantonés

Estándar

DSC_4249Me encanta el Chucrut típico Alemán, pero a este le vamos a dar un sabor y aroma oriental, me ha quedado un pelín picante, pero rico, os dejo la recetilla que he elaborado un poco a mi bola 🙂

INGREDIENTES:
1 repollo pequeño
Sal gruesa
Pimienta negra y roja
Aceite de oliva virgen
1 Vaso de vino de Arroz, (si no tienes en casa, puedes añadir vino blanco de cocinar).
Vinagre
Un poquito de pimentón.

ELABORACIÓN:

Cortamos el repollo en cuartos, quitando la parte central más dura y los cortamos en tiras finas. Lo ponemos todo en una cazuela a fuego medio con algo de aceite, sal gruesa y bastante pimienta negra, tapándolo unos minutos hasta que comience a mermar. Después añadimos un vaso de vino blanco para cocinar, un chorro generoso de vinagre y algo más de sal gruesa, removiendo bien. Volvemos a tapar y dejamos que se termine de cocinar el repollo, removiendo de vez en cuando.
Una vez finalizado puedes añadir si quieres un poquito de pimentón.
Lo podemos comer acompañado de salchicas, carnes, etc..Cociendo el c

Pato con Mango

Estándar
Pato con Mango

Sabemos que acabó la Navidad 2012, pero a los que nos gusta la comida oriental no podemos dejar de cocinar de vez en cuando algún platillo rico que nos recuerde a la muy especial cocina China.
INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

2 Mangos maduros
200 ml de caldo de pollo
2 dientes de ajo majados
1 cucharada de jengibre, rallado
2 pechugas de pato sin piel de unos 225 gr cada una
3 cucharadas de aceite vegetal
1 cucharada de vinagre de vino
1 cucharada de salsa de soja
1 puerro cortado en rodajas
Perejil fresco picado para decorar

COCINAR:

Pela los mangos y córtalos por la mitad alrededor del hueso. Corta la carne en tiras.
Pon la mitad del mango y el caldo en robot o batidora para obtener una pasta.
También puedes pasar el mango por un chino, apretándolo con el dorso de una cuchara y luego mezclarlo con el caldo.
Frotar las pechugas con el ajo y el jengibre. Calentar el wok, verter el aceite en él y saltear la carne, dándole la vuelta a menudo, hasta que quede sellada. Saque el pato y reserve el aceite en el wok.
Poner las pechugas en una parrilla colocada sobre una bandeja de hornear, y ásalas en el horno precalentado unos 20 minutos a 220ºC, o hasta que estén hechas.
Mientras colocar la mezcla del mango y el caldo de pollo en una olla, y añadir el vinagre de vino y la salsa de soja.
Lleva la mezcla a ebullición y déjalo cocer a fuego vivo, removiendo constantemente, hasta que se reduzca a la mitad.
Calentar el aceite reservado en el wok, y sofría el puerro y el mango sobrante 1 minuto. Pasa el sofrito a una fuente y resérvelo caliente.
Corta las pechugas en trozos similares y disponer sobre una cama de puerro y mango. Cubrir la carne con la salsa y decora con perejil picado y servir. ¡¡Bon appetit!!

Caballa al horno con tomate, cebollítas y finas hierbas

Estándar

Me encanta la caballa enlatada con su aceite en un buen bocadillo!.- Pero las caballas frescas no termino de cogerle el punto, me he decidido a preparar dos hermosas caballas de mercado, creo que están en un buen momento y las voy a preparar en el horno junto a unos tomatitos, cebollas francesas y un poco de vino de arroz (ese vino de China que tengo en casa y que oye…tiene su punto).
Ingredientes:
Dos Caballas
Aceite, sal, pimienta y un manojito de finas hierbas: Pueden llevar mezcla de cebollino, estragón, eneldo, tomillo, mejorana, o albahaca, apio, cilantro, etc…
Un vasito de vino blanco
Tomates pequeños
Cebollitas francesas
Un vaso de caldo de pescado

Precalentar el horno y poner las caballas abiertas y sin espinas en la bandeja de horno bien regadas de aceite, sal, pimienta y las finas hierbas.
Cortar los tomates y poner encima del pescado, las cebollitas francesas.
El termostato a unos 180 grados dependiendo del horno que utilicemos meter la bandeja y cuando lleve un rato regar con el caldo de pescado, no dejar que seque demasiado. En unos 20 minutos deliciosas caballas jugositas.
Sencillo y poquísimas calorías.

Macarrones al horno ” no tengo nada en el frigo”.

Estándar

Llegas a casa después de unas cortas vacaciones y la comida que quedaba en el frigorífico cuando te marchaste ha desaparecido….En realidad no dejaste nada por miedo a que se estropeara, se lo diste a tu vecina, uff que despiste.
Tenemos que comer algo, domingo, es tarde…despensa, macarrones, tomate casero frito, dos huevos al fresco..y un trozo de queso manchego para rallar, orégano…verás que platillo tan apetitoso.
Ingredientes para cuatro personas:
Macarrones
Tomate frito casero ó pisto manchego
un huevo por comensal
Orégano, sal, queso rallado.

Preparación:

Cocer la pasta en agua hirviendo y sal, yo le pongo una gotita de aceite también.
Cuando la pasta se ha cocido, encender el horno, en una fuente poner la pasta con el tomate. Los huevos crudos encima, espolvorear de orégano y queso rallado.
Meter al horno precalentado previamente y a gratinar.
Facil, rápido y delicioso. Te saca de un gran apuro si tienes invitados no esperados, si hay niños en casa, si tienes la despensa en crisis…ya sabes en un pis-pas listo!-

Adiós a mi Wok….

Estándar

Este es mi sentido homenaje a mi sartén wok, el de la mejór cocina y la mejor comida.
Llega un día en la vida de una cocinillas que tiene que decir adiós a sus mejores “cacharros de cocina”, pues ese día a llegado para mi sarten favorita. La de los aceites aderezados, las salsas, el tofu, el jengibre, los frutos secos que da por resultado una comida rica, sana y llena de color. Ninguna como tú..
Gracias cuñados, que gran descubrimiento, ya podéis ir pensando en regalarme otra :-))
Empezamos hace muchos años con grandes manjares orientales y descubrimos una gran pasión, y hemos terminado haciendo el pisto manchego más grande que nunca imaginé para una “fiesta de tres días”. Gracias nos has dado tanto y tanto, siempre te recordaré.

Alimentación-Sana.com nos cuenta estas cosas tan bonitas sobre el wok que no me resisto:

El Wok: Invento de la Cocina China.
La Norma Principal del Wok
Deliciosos Salteados
Fritos menos calóricos y muy sabrosos
Sabores y Especias
El Wok de Hierro

Descubre la manera de preparar los alimentos de variadas formas: estofados, fritos, a fuego lento, al grill y al vapor.
El wok (kuo en el idioma mandarín), un utensilio de cocina originario de China, es una especie de sartén ligera, redonda, profunda y con asas. Dispone también de una tapadera y una rejilla, la cual hace las veces de grill y de olla al vapor, lo que permite escurrir las frituras, mantener calientes los alimentos y cocinar al vapor. En el wok, los alimentos se pueden preparar de variadas formas: estofados, fritos, a fuego lento, al grill, además de al vapor. Se puede decir que el wok hace las veces de sartén y de olla, y gracias a su forma y tamaño, permite cocinar ingredientes de bastante tamaño.

A la hora de cocinar en un wok, hay que aprovecharse de las ventajas que ofrece. En el wok, el calor se distribuye de manera más uniforme y suave, el calor intenso que acumula la vasija permite que los alimentos se cocinen en menos tiempo, y además requiere menos aceite, por lo que es uno de los métodos de cocción más rápidos y saludables.

Aunque hay wok de diversos tamaños, los más utilizados para uso particular por lo general tienen un diámetro de 25 a 35 cm y unos 10 cm de profundidad. El material que se usa para fabricar el wok suele ser el hierro, el acero ordinario, el acero inoxidable y el aluminio, siendo los mejores, los de hierro o acero ordinario, por la propiedad que tienen de conservar mejor el calor y distribuirlo uniformemente.

Cuando se estrena un wok, lo primero que se ha de hacer es eliminar la capa de aceite que lleva como protector, siguiendo las instrucciones del fabricante. Luego, cada vez que se utilice, para limpiar el wok basta con usar agua caliente y un trapo y secarlo a conciencia, de forma que no se oxide y se deteriore. No obstante, después de limpiar el wok, y antes de guardarlo, se ha de untar con un poco de papel de cocina impregnado en aceite.

La norma principal del wok es “caliente, caliente, caliente”. Al estar guisando en su estufa, mantenga la llama en alto. Coloque el wok sobre la llama y deje que se caliente. Cuando los ingredientes se estén cocinando demasiado rápido, deslice el wok de un

– Calentar el wok a fuego máximo durante aproximadamente un minuto
– Añadir el aceite de forma que empañe progresivamente las paredes del wok antes de llegar a su fondo
– Esperar a que el aceite humee ligeramente antes de poner los ingredientes
– Añadir la carne y esperar unos segundos antes de remover para que la carne se dore
– Empezar a rehogar la carne removiendo constantemente con una espátula de madera, y cuando esté hecha, sacarla del wok y reservarla en un plato
– Incorporar al wok las verduras más densas y fibrosas y saltearlas desde el principio sin dejar de remover
– Seguir añadiendo otras verduras en orden de mayor a menor densidad
– Volver a poner la carne en el wok cuando las verduras están casi hechas
– Incorporar y cocer la salsa en el último momento
– Servir el plato de inmediato

Para emplear la Técnica de la Fritura en el wok hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

1- Si tu wok tiene un pequeño soporte de aluminio en forma de rejilla colócalo en un lateral del mismo

2- Los alimentos deben estar a temperatura igual a la del ambiente

3- Calentar el wok y añadir de medio a un litro de aceite vegetal (los chinos utilizan aceite de cacahuete o aceite de maíz), pero sin que la cantidad de aceite llegue al borde, ya que al incorporar los alimentos el aceite sube.

4- La temperatura del aceite ideal para freír es de 160 a 180º. Lo más cómodo es medirlo con un termómetro de cocina, pero si careces de él, coloca un palillo de madera en sentido vertical en medio del aceite, y estará listo cuando el aceite chisporrotee alrededor del palillo.

5- La comida se va friendo por tandas, en pequeñas cantidades, para que no baje demasiado la temperatura del aceite

6- Cuando los alimentos están dorados, se colocan en la rejilla para que escurran el aceite sobrante, y después se colocan sobre papel de cocina. Si no tienes esta rejilla, hay que dejar escurrir el aceite directamente sobre papel de cocina

7- Normalmente el aceite utilizado se puede volver a usar, aunque los aceites vegetales no soportan muchos recalentamientos

8- Un consejo obvio: no dejes que los niños anden por la cocina mientras estás friendo

Deliciosos salteados

El wok es excelente para saltear alimentos, desde gambas, pollo y pavo hasta cualquier vegetal (champiñones, zanahoria, calabacín, cebolla, berenjenas…). Para cocinar, se han de lavar previamente los alimentos, cortarlos en trozos homogéneos para que se cuezan al mismo tiempo y aderezar con sal, pimienta y las hierbas aromáticas que más combinen. La manera de saltear es la siguiente: se coloca el wok a fuego medio y cuando esté caliente se añaden dos cucharadas soperas de aceite de oliva moviendo el recipiente para que cubra también las paredes. Cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), se echan los alimentos, primero los que necesitan más tiempo de cocción sin dejar de remover con la cuchara de madera. Una vez cocidos todos los ingredientes, se dejan reposar en el centro para que queden crujientes y se sirve caliente.
Los platos obtenidos son sencillos de preparar y con un sabor exquisito.

Fritos menos calóricos y muy sabrosos

Con el wok se pueden freír perfectamente los alimentos como si se tratara de una freidora. Para ello, se añade un buen chorro de aceite que se deja a fuego vivo, y cuando esté bien caliente, se añaden los alimentos, bien secos para evitar que salpiquen. Cuando se añaden los primeros ingredientes, se reduce un poco la intensidad del fuego con el fin de evitar que éstos se cocinen demasiado o se quemen. Se dejan freír hasta que adquieran el típico color dorado, y antes de servirlos, se retiran con una espumadera y se colocan sobre papel absorbente o sobre el grill para que escurran el aceite sobrante.

Ligeros platos al vapor

Para cocinar al vapor en wok, en el fondo del recipiente se añade agua, y en el mismo grill (o en un cestillo) se colocan los alimentos cortados en trozos de similar tamaño. Éstos se cuecen por el vapor de que suelta el agua al hervir. De esta manera, además de conservar al máximo las vitaminas y las sales minerales solubles en agua, que no se pierden al no estar el alimento en contacto con el líquido, los alimentos mantienen su sabor natural.

Los Chinos han perfeccionado durante siglos el arte de la cocina rápida. Ellos inventaron el wok, instrumento que les permite cocinar todos los ingredientes de una forma rápida y equilibrada. Además y quizás lo más importante, manteniendo intacto el color, textura, sabor y nutrientes de los alimentos.
El Stir-frying es la más popular y extendida técnica culinaria procedente de la maravillosa China.

Puedes encontrar “wok” de muchos tamaños. Nosotros, para nuestra demostración vamos a emplear el wok más utilizado en todos los hogares del mundo, el “Shanghai Wok”. Éste es quizás es más pequeño de las variedades y posee un mango que lo hace bastante manejable.

“El Wok de Hierro”:

Es el utensilio más común de la cocina China. Cuando vayas a usar un wok nuevo lo primero que debes de hacer es eliminar la fina capa de aceite que el fabricante utilizó para proteger el mismo.

Cocinando con su Wok

Esto se consigue poniendo el wok en el fuego y calentarlo a alta temperatura. A continuación enjuagar el wok muy bien, usando agua caliente ayudandote para ello de una brocha de bambú. Repetir el proceso 2 ó 3 veces. Después de esto, secar el wok muy bien y protegerlo con una fina capa de aceite para evitar la oxidación del mismo. A partir de este momento el wok está en condiciones de ser utilizado. En el futuro nunca limpies el wok con detergente, simplemente utiliza agua caliente y un trapo para su habitual limpieza. De otra forma lo desprotegerías al quitarle su aceite protector y la oxidación acabaría deteriorando el wok.

Cuando utilices el wok para los Stir-frying asegurate en todo momento que esté bien caliente antes de añadir el aceite. Cuando añadas el mismo gira repetidamente el wok para que el aceite cubra todas sus paredes. Cuando éste está caliente ya estás en condiciones para empezar a cocinar. Procura en todo momento respetar estas sencillas reglas pues de lo contrario ciertos productos como los fideos y el arroz de por sí más delicados, llegarían a pegarse rápidamente en el wok. Antes de cocinar prepara siempre todos los ingredientes y sus salsas, ya que el proceso del Stir-frying es muy rápido.

1. Cuando eches el primer ingrediente al wok, reduce un poco la intensidad del fuego, de esta forma evitarás que éstos se sobre-cocinen o se quemen.

2. Después de que todos los ingredientes esten en el wok, aumenta nuevamente la temperatura, de esta forma mantendrás todo crujiente, con una fresca textura y con todas sus propiedades casi intactas.

3. Utliza una espumadera de mango largo y en forma de pala, para que te sea fácil remover todos los ingredientes de una forma rápida.

4. Antes de guardar tu wok, después de ser utilizado, con un poco de papel de cocina impregnado en aceite cubre todas la superficie interior de tu wok.

Sabores y Especias

Hoy en día es relativamente fácil obtener ingredientes utilizados en la cocina China en la mayoría de los supermercados (o al menos eso supongo).

Productos del black bean: La salsa y pasta de las judías negras son extraídas de salsa de soja de judías saladas y fermentadas, mezclada con una pasta condimentadas. Estos productos son muy concentrados y cuando son cocinados desprenden todo su sabor. Una variedad dulce también puede ser adquirida. Recuerda que estas salsas son muy saladas y fuertes.

Chiles frescos y secos: Una gran variedad de pimientos picantes son utilizados en la cocina China. El Sweet chilli sauce (Salsa de chile dulce) se consigue a través de chiles, vinagre, azúcar y sal. Ésta es muy utilizada para cocinar y para acompañar con las comidas. Chilli bean paste (pasta de chile y judía) es preparada usando judías fermentadas y chiles picantes.

Vino chino de arroz: El vino Shaohsing está considerada la variedad de más calidad. Posee un rico sabor parecido al Jerez,(al menos eso dicen los Chinos).

Pasta china de sésamo: Ésta es una versión procedente de los países del Medio Este. Posee un fuerte sabor de ajonjolí concentrado.

Cinco especias molidas: El Five Spice Powder es una fina mezcla de los siguientes ingredientes. Hinojo, anís, clavos, canela y pimienta Sichuan. Su sabor es a regaliz. Posee un aroma fuerte por lo que debe de usarse en cantidades moderadas.

Ajos: Este aromático vegetal es uno de los ingredientes más importantes utilizados en la cocina China. Generalmente se utiliza pelado y triturado.

Jengibre: Un sabor esencial dentro de la cocina China es el que ofrece la fresca raíz del Ginger. Estas raíces son peladas y trituradas antes de ser utilizadas para cocinar. También son preparadas en adobo.

Salsa Hoisin: Esta salsa rica, espesa y oscura es utilizada para enriquecer los sabores de las carnes en general, antes de ser cocinadas, o como acompañamiento de comidas.Salsa de ostras: Oyster Sauce es una salsa preparada a través de los jugos de las ostras, harina, sal y azúcar. Por lo general es añadida en los últimos instantes de cocinar tus platos.

Salsa de ciruelas: El Plum Sauce es el único sabor afrutado con dulce-amargo paladar.

Vinagre de arroz: Éste es un vinagre incoloro y ligeramente dulce que se usa para añadir ligeros sabores dulce-amargo a tus platos.

Aceite de sésamo: Este aceite aromático se extrae a través de las semillas tostadas de ajonjolí. Se usan pequeñas cantidades al final de terminar tus platos.

Pimienta en grano sichuan: Es una pimienta roja y aromática que se utiliza después de ser tostada y en grano.

Salsas soy: Éstas se preparan a través de judías fermentadas, levadura, sal y azúcar. Se utilizan para resaltar los sabores de tus platos o como acompañamiento de los mismos en la mesa.

Todo muestra la marca del wok, mezcla milenaria de sartén, cacerola y horno de convección.

Igual que las sencillas verduras salteadas al estilo chino, casi sin aceite y equidistantes del frito, del cocido, y del vapor que, tiernas pero crujientes, pueden disfrutarse tal cual, o acompañarse con rebanadas selectas de carnes y pescados. A pocos lectores les estaré descubriendo algo.

Si usted aún no lo sabe, un wok es, básicamente, una sartén ligera y profunda, de altas paredes en gradual abertura, dotada de asas laterales, tapa, una rejilla elevada –permite cocer al vapor, escurrir fritos y reservar–, y unos palillos de bambú con los remover arriba y abajo los ingredientes.

Propiamente de hierro extremadamente fino, las que nos venden en Occidente utilizan modernos materiales antiadherentes.

Por ventajas y gracias principales posibilita, invento al fin de la zona más superpoblada del planeta, cocinar sin aceite –sólo una pincelada en el interior–, cocinar muy rápido efectuando escaso gasto de energía, cocinar varios elementos evitando intercambios perceptibles de sabores, cocinar con versatilidad –salteando, estofando, guisando, friendo, vaporizando o cociendo– y cocinar respetando vitaminas y minerales.

Sólo dos normas de mantenimiento: guardar levemente aceitado el interior, y no lavar jamás con detergente.